martes, 3 de marzo de 2015

Pensando en retrospectiva sobre el VIH


Todavía no entiendo por qué los nervios de ponen de punta a la hora de hacer la prueba del VIH. Podría decir que cargo con el lastre histórico de discriminación hacia las personas que contraen el virus de inmunodeficiencia humana. 

O Quizá porque el temor siempre está ahí? 

He aprendido a protegerme en mis relaciones. Pero bueno, por algún motivo se siente inquietud, los nervios se disparan. En fin las creencias irracionales.

Creo que la mayoría de las  personas que optan por hacerse la prueba experimentan ese ligero descontrol nervioso. 


En mi caso la sangre no llego al río y al final de la tormenta se hizo la calma con el resultado definitivo. Por suerte mi caso fue negativo, pero pudo ser en aquella época un positivo. 


Pero hubo un costo psicológico grande.  Así que mejor siempre usar el condón. Es la mejor opción.



Voto por Cuba:


Mi propuesta es/sería por una representación que defienda-promueva la equidad real, la justicia social y el espíritu emprendedor de las nuevas y no tan nuevas generaciones.
Voto por Cuba, sí, una nación con valores y garantías de derechos reales para todas las personas. Sin excluir ni privilegiar sectores neoburgueses o establecidos en el poder desde el triunfo de la revolución cubana. Voto por un país donde la ley se aplique en igualdad de condiciones a todas y a todos, sin importar grado militar, rango administrativo o poder social.
Voto por un país donde los derechos humanos sean asunto de todas la ciudadanía, y que estos derechos no sean usados a conveniencia de las mayorías o minorías en el poder. Como derechos, que son universales, inalienables e interdependientes, el Estado cubano sienta real compromiso con el cumplimiento de estos y garantice a las personas estos mencionados pero con sus apéndices explícitos: En cuanto al sector Gay, Bisexual, Tr y Trans, Intersexual y Queer LGBTTIQ. Derecho a protección ante agresiones verbales o físicas asociadas con orientación sexual e identidad de género, incorporando las otras discriminaciones que pasan de forma transversal como la procedencia, nivel cultural y color de piel.
Es importante que estos comportamientos incorrectos en la sociedad sean sancionados por la ley. Y me gustaría votar por una Cuba donde estas propuestas sean implementadas al código penal cubano en aras de garantizar un mecanismo jurídico más eficiente que el actual.
Voto por Cuba, sí. Por una sociedad que mira hacia adelante, que esta lista para aceptar las nuevas realidades. Donde dos personas, sin importar sexo, orientación sexual tienen o identidad de género, ejerzan el libre derecho a de amarse y gritar a los cuatro vientos lo felices que son con su amor y la vida que eligieron. Donde el Gobierno no le interesa la intimidad de estas personas, más si que sean gente de paz e impulsoras del desarrollo de la nación.
Para finalizar.
Voto por una Cuba donde la justicia social y la equidad real pasen de ser un lema. Voto por construir la nación de mis sueños, que seguro muchas personas en algún punto coinciden conmigo.
Algún lugar donde todas y todos sintamos seguridad, estabilidad, fortaleza y orgullo de ser quienes somos. Sin miedo a ser excluidos o excluidas.
Ahí es donde quisiera llegar, por eso quiero votar por Cuba. Con todas estas cosas, porque todas estas cosas, son las que harán una nación más justa y verdaderamente equitativa.

jueves, 26 de febrero de 2015

La acción LGBT del día

Travestis en el malecón habanero. | Foto: Laritza Diversent
Una escena habanera cotidiana de la vida real:

Jueves 26 de febrero 12:45 Am.

Voy en camino a la avenida de Carlos Tercero en un taxi y, en la avenida Infanta se advierte un numero llamativo de policías. Todo normal, sin lios, así está mejor protegida la calle de la Capital, pensé.

-- Esos son maricones? --Dice el Conductor del Taxi a mi lado con tono peyorativo señalando dos personas vestidas de mujer.--

--No, maricón soy yo! esas personas son travestis. --Le dije.

--El Chofer, como sorprendido con la respuesta, quedó en una pieza. No hubo otra cosa que añadir, solo cambiar el tema de la conversación. Pues no había por qué criticar, discriminar o señalar persona alguna.

jueves, 19 de febrero de 2015

Reflexiones de un activista

El nuevo año fue una prueba de fuego, de verdad, si yo fuera fan del horóscopo dijera que el predijo la mayoría de lo que se me avecinaba.
Duro el inicio de año2015 , un reto a superar como ser humano y como aprendiz de intelectual.

Reflexiono y miro como despedí el pasado 2014, hubo una reconciliación y un rompimiento necesario en mi vida, aprendí por las malas que en Cuba hay un sector muy jodido, viciado en valores de doble moral y arraigados a tal nivel que forman parte de su naturaleza humana.

Es una pena, pienso, porque he conocido gente tan linda, tan buena cama, y tan delicadas.
Ja! Esa es una cara de la moneda, pues la otra cara muestra miedo, homofobia ínternalizada e impregnada al quehacer diario. Causados por la historia de cuba que ha arrastrado por más de 400 años el estigma y la discriminación al ser diferente.
Por razones de color de piel, orientación sexual e identidad de género, entre otras. Intensificados en las diferencias sociales, que han facilitado en ciertos sectores de la ciudad, digo en ciertas personas con grandes posesiones económicas, preocuparse sólo por resolver su problema (pagar por tener sexo), no asumir compromiso y sobrevivir en la mentira.

Mentira que para muchas y muchos seres humanos en Cuba es loable, si se tiene en cuenta que la ley actual no otorga garantías a esas personas que por algún motivo muy particular determina asumir su identidad sexual en público.
Amén de que los medios de comunicación masiva han endiosado al homosexualismo, de un modo tal que en aras de generar opinión positiva ha creado rechazo de la audiencia, por el estilo y forma en que se ha generado el mensaje: mecanizado y carente de real inclusión social, cuando las campañas públicas de sensibilización deberían ser proyectadas transversalmente, democratizando la reproducción del mensaje y facilitando el acceso a la ciudadanía a participar en como les gustaría ver, entender, asumir y respetar el derecho a ser distinto o distinta y de expresar su afecto en el público.
La cultura política de las sexualidades, masculinidades, feminismo, derechos humanos y civiles, todos estos sobre la mesa en un clima horizontal. Donde las creencias irracionales asociadas a presunciones básicas caducas, a pesar de que en la relación que tengan con el medio en que vivimos haya condicionado y naturalizado la mentalidad cuadrada. Es imperativo sacar del cuadro el impedimento psicológico y mecánico-de-control-estratégico en el poder ejecutivo de mi Gobierno.
Claro, eso se diría que es difícil, porque existe el prejuicio y el oportunismo detrás de cada flexibilización o restricción, sean estos de interés Parricular o ínter-sectorial de una minoría con poder real. Por suerte y lamentablemente, en el ámbito legal cubano este tipo de conducta no es correcta, si se trae a colofón lo que dicta la Carta Magna de la República de Cuba en torno a lo que la población cubana entiende como Justicia Social y su carácter inalienable al Socialismo real o construcción del Socialismo.

Me ha dado sueño, seguiré reflexionando en otro momento.
Me despido con otra reflexión:
El derecho a la felicidad o a tener los recursos, o trabajar para tener esos recursos en pos de obtener bienestar, calidad de vida y felicidad en Cuba. Aunque les moleste a algunos sectores del poder político y las mayorías sexuales, es un derecho que les toca a todas y a todos.
El estado, está en la obligación de ejecutar policías públicas y de orden jurídico para que nadie quede desamparada o desamparado.
No importa Que orientación sexual, identidad de género, filiación política, color de piel u origen regional.

He dicho. No quiero una revolución de mentirita, quiero verdadera inclusión social, donde todas y todos se sientan parte del proceso, aunque no compartan criterios, porque sería muy aburrido si todas y todos pensamos y actuamos igual.

Es necesario una renovación del proceso, donde toda la memoria histórica de Cuba. Desde la conquista hasta la actualidad sea conocida por la ciudadanía. Para que no se continúen cometiendo errores.

jueves, 5 de febrero de 2015

Cuba, pasado, presente e Incógnita

Algo para reflexionar. X-Alfonso y la incógnita de la mayoría de las y los cubanos.
---------

Después de tanto ver
El tiempo nos quitó
Perdón , nos arranco los ojos.
Es la sociedad, la que nos ciega más y más, Por no salir de sus esquemas.
Es más, que controlan nuestras penas
Viviendo sin cambiar, lo que esta mal
Tratando de ignorar la realidad.
Remando sin mirar atrás
Sentimientos que se ocultan por la duda y la necesidad.
Buscando en el silencio la felicidad.
Callando, rezando.
No es la resignación la solución para acabar con los problemas.
Problemas que te imponen los sistemas,
sistemas que te besan, al punto de no ver y volver a creer en sus promesas.

--- Entrada rapeada---
En la oscuridad tu necesidad de encontrar la luz,
De odios copados y condenados como Jesús en la cruz,
Con sentimientos cercenados, cuerpos flagelados extirpan
La vergüenza por la maldad de los fanatizados , abajo afanados rostros ven el declinar de la vida,
El putrefacto hedor del ecosistema,
nos domina traseros de sacrificados que asoman en las equinas, que temen más, a la miseria que el contraer el SIDA.
Estafadores ladrones traidores, perdida de valores. Burócratas vividores, confesiones, flores que mezclan emociones. Amores que se pierden, advierten problemas sin soluciones, tecnología de pesares.
Escuadrón de las maldades, la moral que yace grave y como están las cualidades asombrarse no vale, del mundo y su eterno drama, ni de que ángeles invisibles recen en tu ventana.

--- fin de parte rapeada ---
Que vas a hacer?
De ti depende este mundo.
Quita las vendas de una vez.
Sólo de ti depende y los tuyos.
Enséñame otro amanecer.
Dibuja otro destino a los que faltan por nacer.
Distinto al que vivimos.
Una vez, yo soñé que podíamos volar sobre los muros, los muros que no dejan ver;
- Ese sueño que yo tengo de otro amanecer!.