miércoles, 26 de noviembre de 2014

Noviembre 26. Otro día en la Habana.

La mañana fue algo movida, por suerte no tenía que estar muy temprano en la ciudad. No tenía que ir a grabar en el estudio(lamentablemente, ya que los artistas ganan por lo que hagan. Menos mal que tengo otras habilidades que me permiten sobrevivir).

Como siempre me levanté a las seis en punto de la mañana, tomé la merienda para cargar las pilas y salí a correr. El cielo estaba despejado, no había comenzado a llover a pesar de que la noche anterior fue pronosticado mal tiempo. Lo gracioso fue que en cuando regresé a la casa, a los 15 minutos exactos el cielo se había puesto color gris para dar inicio a una buena chubascada matutina.

No fue muy largo el aguacero, pero de todos modos cargué con mi capa que si llueve mucho se moja más por dentro que por fuera, y me encaminé a la terminal de ómnibus para trasladarme a la habana.

En el camino hice una breve visita al centro de rehabilitación integral y consulté con una amiga terapeuta sobre una ligera molestia en mis piernas. Ella me aclaró que no me alertara mucho por eso, ya que ese dolor era significado de que la masa muscular esta haciendo su trabajo. Sin embargo me indicó que no podía dejar de hacer los ejercicios, y que siempre antes de salir a correr calentara mucho en los tobillos y las rodillas, ya que esto evitaría cualquier tipo de lesión.

Le agradecí el consejo y me despedí, pero antes le di mis datos para que me escribiera porque ella pronto saldría a cumplir misión internacionalista.

En la terminal de ómnibus todo estaba como siempre, mucha gente, mucho humo de cigarro, muchos vendedores ambulantes con los mismos productos, y mucha, mucha bulla de los autos.

La fila para el p16 estaba en su punto, creo que delante de mi habían unas cuarenta personas, sin contar las otras dos rutas que andaban por la misma cantidad.

Habían pasado 15 minutos, afortunadamente el ómnibus que tocaba era uno de los que tienen muchos asientos y ventanas grandes, pero me vi obligado a declinar para evitar problemas con el chofer y el conductor que parecían dos locomotoras de vapor exhalando humo hasta por los oídos.

Con todo ese espectáculo había quedado de primero en la fila, por suerte, 15 minutos más tarde estaba dentro de otro ómnibus igual de espacioso, y el chofer no fumaba.

Al llegar a la ciudad lo primero que hice fue pasar por la biblioteca. Por gusto porque no estaba prestando servicios producto a una movilización por la actividad del bastión (defensa nacional). Por lo pronto pude aprovechar un rato conectado a la red wifi(sin Internet) y copiar algunas bibliografías complementarias que necesité para el sábado estudiar con calma en casa.

Más tarde, quizá medio día almorcé en uno de los comedores del ICRT (arroz, chicharo y huevo en salsa con bolitas de picadillo). Al terminar saqué el tiket de almuerzo para el día siguiente y me di una vuelta por los estudios de grabación para la radio, a ver si aparecía algo de trabajo – en caso de algún actor fallar al llamado me podría tocar trabajo – , pero no había nada.

Eran ya las 2 de la tarde, el clima estaba pésimo, deprimente. No llovía pero tampoco salía el sol, pensé irme a mi casa, pero tenía un compromiso de trabajo con una actriz que además es muy amiga mía para revisarle su ordenador que le estaba presentando algunos problemas con el video. Entonces decidí esperar sentado en el interior del lobby del Hotel Habana Libre.

A las tres comuniqué con ella y acordamos vernos en 10 minutos, como ya me había aburrido de estar tanto tiempo en el lobby del hotel y de jugar con la wifi, me trasladé hasta los bajos de Cine Yara. Curiosamente nunca me había sentado en los bajos de ese lugar, tanto me habían comentado que quizá por pena o porque no encontraba sentido alguno hacer estancia en ese sitio.

Pero no pasó nada, salí del hotel y muy fino yo me senté en la esquina de 23 y L, a admirar toda belleza femenina y masculina que pasaba por las cuatro esquinas del lugar más céntrico de la capital . Puaff, tremenda bobería, pensé yo al verme sentado en ese lugar mirando gente caminar de un lado para otro. No es nada del otro mundo, es una esquina más, con la diferencia de que está en un lugar céntrico donde transita mucha gente.

Ya me estaba aburriendo de la esquina y de algunas miradas indiscretas que algún que otro joven me hacía. Pero yo no me daba ni por enterado, además de lo que me gusta a mi no frecuenta estos lugares, pensé para mi interior.

Finalmente llegó mi amiga y partimos en una máquina hasta su casa, le reparé el ordenador y fui recompensado con una buena suma de dinero, que falta me hacía porque estaba casi al pedir el agua por señas. Pero bueno, Dios aprieta pero no mata, como dicen por ahí algunas personas, y yo de víctima de esas convenciones sociales de tonto las repito, porque no hacen daño a nadie, eso creo.

El regreso a mi casa fue de lo mejor, cómodo sentado y con aire acondicionado, aparte del exterior porque estaba haciendo un poco de frío.

Lo primero que hice al pisar suelo santiaguero fue comprar el pan del día siguiente, una cerveza no para mi, yo no bebo alcohol solo vino tinto y sidra en días muy puntuales, más bien para poner en el patio de mi casa una trampa para acabar con las babosas que se han estado comiendo todo lo que se siembra. Por suerte la estrategia de la cerveza funciona, como esos invertebrados son borrachines, se ahogan en ese liquido y pasados unos días el remanente de la trampa sirve para espantarlas.

Mañana será otro día. Bastante ajetreado. Por lo pronto queda seguir escribiendo.

Aprovecharé y le daré otra ojeada al libro de OB, mañana, hoy no, ya voy a dormir.


Historia de la homosexualidad, génesis y verdades de la homofobia institucionalizada

Comencé a leer el libro "Historia de la Homosexualidad en Argentina",
de Osvaldo Bazán.

Me sorprendí al ver cómo en pocas cuartillas se deconstruyen más de
500 años de historia de la homofobia y cómo el
cristianismo (quienes dirigían) ordenaron en nombre de Dios, matar,
masacrar, discriminar y borrar del mapa a las personas homosexuales en
América Latina (...).Su argumento fue que las personas
indígenas del nuevo mundo, eran animales y practicaban sexo "contra
natura", argumento inventado por quienes estaban en el poder religioso (y las monarquías) para
Legislar y controlar las partes privadas (regular las prácticas sexuales). Además, quienes se
opusieron al poder de "Dios", fueron acusados de sodomitas "argumento
manipulado también en favor de los intereses del poder cristiano y las monarquías (tuvo mucho que ver con la desaparición de los templarios, personas con muchas riquezas, a quienes de les cuestionó mucho su modo de vida e iniciaciones privadas, etc...) y las falsas acusaciones imputadas de
prácticar el "pecado nefando" y la herejía, entre otras acusaciones.

Lamentablemente, este poder corrompió, y
de qué manera! las tradiciones originarias de las comunidades
indígenas, quienes para salvar su pellejo, prefirieron asumir la homofobia
que muy bien enseñaron los "dioses conquistadores" del nuevo mundo...
Tristemente, las instituciones (personas en el poder) han cargado ese legado machista, racista y homofobico por los siglos de los siglos hasta la
actualidad, perpetuando el discurso excluyente y
discriminativo hasta nuestros días.

Sin embargo, la génesis de todo esto, no tenía nada que ver con la creencia de un "Dios" todo poderoso, quien sí acepta al ser humano tal y como es en diversidad sexual. Sino de personas "todopoderosas" que
dictaron y legislaron en nombre de "Dios" en aras de enriquecerse e imponer la hegemonía heterosexual, el machismo, sexismo y el racismo. Borrando por completo a quienes no encajaron con su doctrina ...

martes, 25 de noviembre de 2014

Diario: aburrido de escribir, día aburrido

Hoy no hay mucho que escribir, la misma rutina de la mañana, trabajo en la radio. Estudio en la biblioteca , estudio extra en la universidad y ya tarde en la noche de regreso a casa haciendo botellas.

Un poco de dolor en la espinilla por la corredera,
Y mucho sueño.

Por otro lado para variar robaron en mi facultad dos ordenadores. No tengo la más puta idea de como se la robaron porque ese lugar tiene una sola entrada, pero bueno, esa es una maldición que persigue las universidades cubanas. Se pierden las cosas y nunca aparece la persona culpable. Al menos eso tenemos en común, porque desde que me robaron mi bicicleta ya han pasado más de 7 años y nunca apareció el malhechor, a pesar de haber ido el personal especializado que toma las huellas dactilares y toda esa ceremonia que hacen los que saben.

Joder no iba a escribir nada, parece que me he embullado. Deja ver si me continúo activando las manos, porque estoy escribiendo desde mi celular, así que si algúna persona ve alguna letra incorrecta, lo siento, la culpa es del teclado de mi Cel que a veces reemplaza una palabra por otra y omite alguna que otra tilde. Uff me acabo de acordar de alguien que ame mucho cuando llegue a la Habana. Mira que uno piensa cosas y se pasea entre en pasado y presente mientras escribe. Pero bueno esa es la historia o la locura o la dinámica del razonamiento humano, lo que muchas personas no lo dicen por temor a ser tildad@ de loc@. No es mi caso, yo estoy loco hace mucho tiempo :-).
Como dice mi querido Erasmo de Rotterdam "elogio a la locura: felices los locos que no tienen de que preocuparse"
Esa es mi contradicción, que estando "loco" si tengo de que preocuparme. Aunque al final... Pi.3.14.

En un rato si el sueño me deja dormiré leyendo un libro, el de Osvaldo Bazán, el que quiero leer con mis vecinas religiosas, para aprender con ellas y... Para divertirme con la reacción que tendrán al ver que las presunciones básicas en las que muchas religiones se han basado para discriminar la homosexualidad, han sido construidas a partir de intereses marcados en intereses muy particulares de los poderes religiosos desde mucho antes del descubrimiento de América.

Creo que el sueño se me quitó un poco. Veré la novela para desconectar un poco y compartir mi tiempo con mi madre y mi tía, y luego a dormir.
O a leer que mañana debo continuar con mi plan de carrera. Espero que el tiempo me lo permita, porque la idea de correr bajo la lluvia aunque me guste, no puedo hacerme el extranjero(aunque me hayan confundido varias veces), porque mi salario no alcanza para estar echando a perder zapatos así de gratis. -es que son muy caros!- y la miseria que gano en la radio apenas alcanza para algo. Menos mal que sobrevivo con otros trabajos alternativos que tengo por la informática, porque si no... Ya inventaba algo.
Ahora estoy enfrascado en como conseguir acceso a internet más rápida, no me esta gustando mucho la idea de depender de las amistades para revisar el correo o hacer algún trabajo a alguna página web. Creo que debo conseguirme un empleo que cubra mis gastos de conectividad, creo que el tiempo que pierdo en abrir una página desde una conexión de acceso telefónico no paga la desesperación que se pasa en esa espera.
Pero bueno, que me queda? Tirarme en la cama, Abrir las piernas y cortarme los pelos de las rodillas. Porque no hay otra cosa que hacer. Al menos hasta que un milagro haga que mi situación económica mejore, que no es tan mala, pero podría ser mejor, o peor, pero no me conformo. Porque se que existe algo mejor, punto suspensivo.

Ya me salgo a ver mi novela, leer si no me vence el sueño y dormir. Y soñar que algún día este país cambiara para el bien de todas y todos.
Ahh me acorde que hubo algo interesante que hice en el día de hoy: estuve en el ministerio de justicia investigando por el código de familia, no el que está publicado, si no el que se encuentra "engavetado". Fui atendido enseguida y medio peloteado, pero al final me dieron unos teléfonos del departamento de divulgación para que me informaran a quién debo ver para obtener el documento-proyecto que propuso la Federación de mujeres cubanas para la modificación del actual Código de Familia.

Mañana si tengo tiempo contactaré con las personas que me indicaron, entonces podré saber con más claridad por donde le entra la ley a la familia cubana :).

Y al final me extendí.
Parece que me gusta escribir.
Debo retomar mi novela . Esta semana retomare el capítulo de Roberto (uno de los protagonistas)... No adelanto más .
Espérame mañana diario, ya te pegare unas líneas. Si me da el deseo, si no tengo sueño, si...

lunes, 24 de noviembre de 2014

Segunda semana con nuevo estilo de vida, Diario.

Diario:
Luego de dos días con mal tiempo y pereza para escribir, creo que las condiciones se han prestado para continuar pegando aquí (diario), como me ha ido desde la última vez que escribí, refiriéndome al resumen de la semana y mi histeria intelectual, que dicho sea de paso, es sólo mía.
Por lo pronto cambio de tema y me ubico en espacio actual: ayer y hoy, supuestamente ayer debía correr y hacer una entrevista a un colega de trabajo para un video reportaje, pero el tiempo no lo permitió, ni tampoco permitió que corriera mis veinte minutos.
Al verse frustradas las dos gestiones pensé "el modo que esta organizada mi agenda no es eficiente, me estoy estrenando mucho, sobre todo en el planificar el viaje a mi casa y a la hora que llegue, que últimamente ha sido de noche, a pesar de los resultados positivos en mi entrenamiento me cansan más por el agotamiento del viaje. Reflexione. Entonces, lo mejor será hacerlo bien temprano en la mañana"
Al resolver mi agenda para el día siguiente, durante el resto de la noche hice algunas revisiones en una página que administro desde la isla(siempre que puedo y las amistades con banda ancha me ayudan) e instalé una tienda virtual, algo que por las pruebas que hice "in situ" funciona perfectamente, sólo queda hacer las pruebas fuera del situ y situarme en Internet para ver los resultados.

Al día siguiente --hoy--
Muy resuelto me desperté sobre las seis AM. Prepare una merienda ligera para tener algo en el estómago antes de salir a correr, y treinta minutos más tarde ya estaba caminando para uno de los campos deportivos de mi localidad. Esta vez no use una de las tres rusa habituales que tengo para correr, me dispuse a experimentar un en otro campo cerca de la terminal de trenes de Santiago de las Vegas .
La opción en principio fue buena, pero como el campo estaba mojado fue un poco incómoda la carrera cuando habían pasado los primeros diez minutos. Como no podía detenerme no hubo otra alternativa que vancarmelas y terminar.
Al finalizar no me sentí sofocado, todo estaba según lo pronosticado por un colega que me sirvió de consejero la semana pasada.
Entonces para no romper bruscamente la carrera modere el paso desde el campo deportivo hasta mi casa, primero rápido, luego moderado y así hasta el paso normal.

Ya Eran las siete y media, estaba en casa refrescando mientras el agua se calentaba para bañarme y afeitarme, porque a pesar de lo caliente que yo estaba, hacia un poco de frío.

De casa partí a la ciudad una hora más tarde, como no tenía trabajo en la radio hasta las 10 no tenía apuros. Por lo que me traslade en un ómnibus.
Todo el resto del día fue más o menos la rutina de todos los días, de biblioteca en biblioteca buscando documentación para estudiar, el trabajo en la radio, y coordinar ver a una amiga. Que al final no pudo ser porque en un momento del día el tiempo se puso bastante malo, hacia lluvia a raudales y yo no estaba para mojarme, además de que como andaba sin capa, nada que ver con viajar bajo la lluvia.
Luego esta amiga me envío un SMS comentando que no fuera porque estaban sin teléfono entre otros males.
Yo quería pasar por su casa, pero mejor las cosas las dejé tal y como estaban.
Más tarde me quede un rato en la biblioteca estudiando hasta tarde, aprovechando la miseria de conexión a lenternet y tratándo de ver conseguir alguna que otra bibliografía actualizada.
Llegaron las cinco de la tarde y me traslade hasta la primera parada del ómnibus ruta p16 que está cerca del hospital Hermanos Amejeiras(o almegeiras), no tengo muy claro el apellido pues siempre me ha tendido a confundir.
Una hora después aborde el ómnibus, porque el primero estaba insubible, es uno de esos que casi no tiene asientos, con las ventanas altas y un chofer fumador para completar...
Por lo que esperé al siguiente, pero lo que no pensé fue que el próximo iría a ser con las mismas cualidades.
Al ver aquello me dije:
Quien no quiere pan, casabe?
Pero el casabe no me tocó. Porque en el preciso momento que el microondas andante salía, otro ómnibus de características mejores se anticipó a recoger lxs pasajerxs.
Fue divertido, la gente comenzó a pelearse por subir para subir porque el chofer se había detenido en el medio de la fila, por suerte yo, que era el primero de la cola me adelanté a los acontecimientos y evité conflictos para mi persona.

Ahora sólo queda llegar a la casa, darme una ducha, alimentarme bien con lo que haya para comer. leer algo más tarde y a dormir. Que mañana será otro día. Digo, si no ocurre nada malo en el camino pues, este texto ha sido escrito en el tramo Vedado - Santiago de Las Vegas.

viernes, 21 de noviembre de 2014

Resumen de la semana: El Diario

Si todo sale como estimo, tomaré a modo de diario este blog (siempre lo ha sido), entre otras cosas porque me da el deseo de escribir en el lo que pienso, lo que me ha sucedido y lo que hago, porque quiero escribirlo y ya. Así qué tratare de abstraerme y pegaré aquí un pequeño resumen de la semana.
Mañana si estoy de ánimo escribiré más.

Dice:

Viernes 21 de noviembre de 2014, día de sorpresas, alegrías y victorias para mi plan de ejercicios.

La sorpresa fue que gracias al poder de las redes sociales, los amigos y mi gestión, ahora exactamente a las 8:20 Pm, tengo en mis manos uno de los libros que más he deseado leer. Se trata de "Historia de la homosexualidad en Argentina" de Osvaldo Bazán, persona de la cual simbólicamente me enamoré porque según los medios de difusión, tiene mucho en común conmigo , la historia de su novela "Y un día Nico se fue" tiene mucho que ver con una etapa muy importante de mi vida (tuve la oportunidad de encarnar los dos personajes; me fui, como lo hizo Nico, sin dar explicaciones, pero luego regrese, Entonces me toco ser yo el que se preguntara por qué se fue mi amante, no valió la pena preguntármelo, se había marchado y me había quedado sólo).
En otro aspecto Osvaldo y yo nacimos en fechas bastante cercanas, 31 de julio y 8 de agosto, nada tonterías mías que quiere vincular las dos vidas usando como pretexto algo tan irracional (con el respeto de astrólogos y astrólogas) los astros y los signos del zodiaco. Aunque a veces bastante asertivos sobre el comportamiento de las personas.

La euforia que sentí al tener ese libro en mis manos fue indescriptible, ahora sólo queda conseguir la novela y leer de inicio a fin este el libro que escribió Osvaldo, tomar notas y e incluirlas en mi Arsenal para la batalla contra las diferentes formas de discriminación existentes en mi país.

Esto sucedió en la mañana. En la tarde había coordinado visitar un amigo que reside en el vedado para dejar algunas de mis pertenencias en su casa. Ya he logrado vencer el primer plan de entrenamiento para llegar a 25 kilómetros, 15 minutos diarios durante una semana. Ahora pase a la segunda etapa que son 20, ya que por casa semana se suman 5 minutos hasta llegar a un tiempo equivalente a los kilómetros planificados a lograr. Para mi beneplácito este es el segundo día de entrenamiento vencida satisfactoriamente.
Los primeros diez minutos de carrera fueron incómodos, me sentí algo sofocado al llegar a los 10 minutos, luego mi ritmo cardíaco comenzó a novelarse solo y a estabilizarse el ritmo. Al llegar a los veinte minutos estaba empapado de sudor, pero no sentía agotamiento alguno.
Desde que comencé el segundo nivel he incluido la variación de la velocidad, esto me lo recomendó el especialista en cultura física, ya que si tenía que correr largas distancias era importante que por momentos variara la velocidad, y cuando terminara de correr no me detuviera bruscamente; primero debía caminar de prisa un tramo largo y poco a poco aminorar la velocidad hasta caminar a la velocidad estándar, indicaciones que seguí al pie de la letra.
El resultado fue que no sentía agotamiento físico extremo y me sentía bien.

Cuando estaba llegando a la casa por poco en veo en medio de una bronca entre dos familias, fue cómico y peligroso. Todo sucedió tan rápido que lo único que tuve tiempo fue de correr de costado para evitar verme involucrado en el conflicto que se estaba sucediendo en medio de la calle.
Pero bueno, no sucedió nada conmigo, me pude escurrir por un lado de la acera y llegar a mi casa sano y salvo.

Mañana me toca ir a la universidad a recibir clases, hoy quizá me acueste a dormir tarde pues, apenas he revisado las clases pasadas y debo estar bien preparado.

El plan para mañana será simple, clases, correr los 20 min y luego ir al teatro con unas amistades.

Ya escribiré mañana algo más.